Seleccionar página

cerrajerocastellon.online
Si estás interesado en cambiar tus viejas ventanas por unas de aluminio y quieres hacerlo por ti mismo sin contratar a nadie, pues, he decirte que has llegado al sitio ideal. En este artículo te ofreceremos los pasos detallados que debes seguir para tener éxito en dicha empresa y poder hacerlo de la manera más eficaz y segura.
El optar por este tipo de ventanas trae consigo el beneficio de una rápida instalación, a la vez que representa gran provecho dado que este material no requiere mayor mantenimiento más allá del indispensable como lo es el lavar de vez en cuando los marcos y de lubricar eventualmente los herrajes. Por ello es que este tipo de ventanas son cada vez más demandadas dado que, además de ser útiles y seguras, tienden a ser baratas y garantizan una prolongada existencia en los exteriores.
Materiales a usar
Los materiales que debes conseguir para iniciar la instalación, son los siguientes. A saber: un martillo, un cuchillo o una navaja, una cinta métrica, unas cuñas de madera, sellador adhesivo, pistola para calafatear, un nivel y unas pinzas.
Pasos a seguir
Es preciso que, primeramente, si se trata de reemplazar una ventana, tengas que, como es lógico suponer, desinstalar la que esté montada, es decir, la antigua ventana, juntamente con su marco. Para esto te hará falta seguramente un martillo, un punzón y algunos destornilladores.
Una vez libre el espacio, procederás a revisar y tomar las medidas que habrás de comparar con las de la ventana de aluminio, teniendo la seguridad de que concuerden o encajen perfectamente. Es de completa importancia que las medidas coincidan positivamente para poder seguir a bien la operación. Valerse para ello de la cinta métrica es indispensable. Es bueno recalcar que las medidas deben estar perfectas porque, de lo contrario, todo el trabajo posterior será en vano, de allí que si no es así, mejor será abortar el proyecto y no ser instalada. Así mismo, es de fundamental importancia evaluar el estado de los bordes de la ventana y si presentan alguna dobladura arréglalas con las pinzas de modo que las aletas queden muy bien fijadas.
Lo segundo que debes hacer es quitar todo el embalaje a la nueva ventana, limpiarla y percatarte de que todo esté perfectamente. Debes tener silicona para que a la hora de montarla puedas sellar las grietas que queden en el marco. Acto seguido, pondrás la junta autoadhesiva en las esquinas del marco. Es importante que en todo momento permanezca la nueva ventana cerrada.
En un tercer momento tendrás que examinar la repisa que es la que se encargará de hacer que el agua de lluvia de deslice hacia el exterior. He aquí que debes leer cuidadosamente las instrucciones del fabricante. También deberás preparar el marco donde se apoyará la ventana. Éste debe tener alrededor de 1,2 cm de alto y 1,8 de ancho más que el marco de la ventana.
Procederás a instalar la repisa usando adhesivo en aerosol. Sellarás las esquinas con junta autoadherible. Seguidamente colocarás la ventana de aluminio con la parte derecha para afuera y hacia arriba. Una vez hecho esto tendrás que asegurarte que cuadre de forma perfecta tanto en lo horizontal como en lo vertical. De no ser así, debes ajustar y nivelar hasta que coincida perfectamente.
Cuando suceda colocarás un clavo en la aleta y sellarás en torno a las cuñas.
Como último paso deberás asegurarte que la ventana abra y cierre sin ningún tipo de dificultad, además de que los huecos del desagüe no se encuentren obstruidos. Una vez confirmado esto, no queda más que rematar los clavos y sellar toda la ventana.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Pulse para llamar