Seleccionar página

Cerrajeros autorizados en Castellón

Muchos problemas de la perilla de la puerta y del lock set se pueden corregir a tiempo.

A menudo, un mal funcionamiento del conjunto de pestillo o mecanismo de bloqueo, son los causantes del problema; un mal funcionamiento del pestillo puede ser el resultado de una puerta mal ajustada.

Por igual, el mecanismo de la cerradura puede no funcionar simplemente porque la cerradura está sucia o seca, lo cual puedes solventar con un poco de aplicación de grafito.

Sin embargo, en ocasiones, el problema de la cerradura puede estar referido solamente al pestillo, en especial si este se encuentra desalineado. Los casos más comunes son:

  1. Si un pestillo de puerta no funciona suavemente, es porque este, no está alineado correctamente con la placa de golpeo en el marco de la puerta, pero esto no tiene por qué alarmarte basta con hacer reparaciones desde realizar pequeños ajustes de pestillo hasta reposicionar la puerta.

Esto lo puedes lograr con la ayuda de un destornillador y un martillo, coloca el extremo del destornillador entre el pistilo y la cerradura y realiza pequeños golpes hasta que lo observes alineado.

En el caso de la puerta, basta que procedas a la revisión de las cerraduras, con el mismo destornillador y la ayuda del martillo puedes alinearla, basta la acomodación de sus tornillos para que estas mantengan aquella ajustada y alineada.

  1. Si el pestillo no se cierra, cierre la puerta lentamente para ver cómo el pestillo se encuentra con la placa de impacto.

El perno puede estar situado por encima, por debajo o por un lado de la placa de impacto. También es posible que la puerta se haya encogido y el pestillo ya no llegue a la placa de impacto.

Una vez que hayas descubierto la raíz del problema, prueba uno de los métodos que te mencionamos:

  • Si el pestillo no llega a la placa de golpeo, calza la placa, o agrega otra placa de golpe. Si el pestillo todavía no alcanza, calza las bisagras de la puerta.

En última instancia, reemplaza la puerta con una más ancha como último recurso.

  • Quita la placa de la puerta y extiende la misma más arriba o más bajo, todo dependiendo de cómo lo veas sea necesario.

Vuelve a colocar la placa, rellene el hueco en la parte superior o inferior con masilla de madera y listo.

En todo caso recuerda que debes esperar que la mezcla seque para que puedas utilizar nuevamente la puerta, de caso contrario podrías dañar la estructura acarrear que la placa se ruede y se atasque entre la puerta y el marco.

Nuestra recomendación reside es que procedas a aplicar la mezcla con mucho cuidado, de no llenar la superficie ni el marco, lo preferible es que rellenes con la puerta desmontando.

En caso tal de que la mezcla se ruede por los espacios, retírala con sumo cuidado, considerando que la misma puede acarrear la acumulación de grumos nada agradables y que además pueden impedir que la puerta cierre adecuadamente.

En lo que respecta a la placa, recuerda que esta debe estar colocada de forma simétrica sin que los bordes de la misma vayan a sobresalir, lo cual también puede influir en el ajuste de esta.

Considera hacer el trabajo con calma y pensando en lo mejor para tu seguridad, no realices nada apresurada y menos a la ligera ya que podrías acrecentar los inconvenientes a mayores proporciones, y esto podría generarte costos excesivos.

Sigue estos consejos al pie de la letra y habrás solventado en gran medida el problema de tus puertas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Pulse para llamar